martes, 8 de agosto de 2017

“Mariposas heladas” - Katarzyna Puzynska


Como aficionada a la novela de intriga, me hizo mucha ilusión saber que Maeva daba a luz un nuevo sello llamado Maeva Noir que, obviamente, se iba a dedicar a este género que, personalmente, tantas alegrías me da. La primera novela publicada dentro de este sello viene de Polonia: “Mariposas heladas”

Éstas son mis impresiones



Katarzyna Puzynska


Katarzyna Puzynska (1985) se graduó en psicología y trabajó como profesora universitaria durante varios años, hasta que pudo dedicarse por completo a la escritura. En su tiempo libre le gusta correr, pasear a su perro, cuidar de su gato y montar a caballo. Adora los países nórdicos y España. 

Su debut, Mariposas heladas, es la primera novela de una serie que la crítica considera no solo una magnífica incursión en el género del suspense psicológico, sino una muestra de saber hacer literario por la complejidad de los temas sociales y morales que trata.


Datos técnicos

Título: “Mariposas heladas”

Autora: Katarzyna Puzynska

Traductor: Francisco Javier Villaverde González

Editorial: Maeva, colección Maeva Noir

Publicado por primera vez en junio de 2017

Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 978-84-16690-63-3

Páginas: 512

PVP: 21,90 Euros en papel /9,99 en digital




Argumento


Una gélida mañana de invierno, el cuerpo sin vida de una monja, que aparentemente ha sido atropellada por un coche, aparece en las afueras de Lipowo, una localidad situada al norte de Varsovia. Pero pronto queda fuera de duda que primero fue asesinada y luego simularon un accidente. Unos días después, cuando aparece el cadáver de otra mujer, sin que entre ellas hubiera un vínculo aparente, la Policía debe darse prisa antes de que el asesino actúe de nuevo.
Las sospechas recaerán sobre algunos de los habitantes del pueblo: la propietaria de una tienda, el heredero de una familia adinerada o el hijo de uno de los oficiales de la Policía. La comisaria Klementyna Kopp y el comisario Daniel Podgórski tendrán que ponerse manos a la obra, investigar la verdadera identidad de la monja, su pasado y los motivos que la llevaron a Lipowo. Esta vez, además de con su equipo, Daniel contará con la ayuda de una recién llegada, Veronika —psicóloga que viene de Varsovia, acaba de divorciarse y busca un nuevo comienzo lejos de la ciudad—, por la que se siente irresistiblemente atraído.




Impresiones

El cadáver de una monja ha aparecido en las afueras de Lipowo, una pequeña y tranquila población situada al norte de Varsovia. Todo parece indicar que ha sido atropellada y que quien lo hizo se ha dado a la fuga, así que las primeras pesquisas van en esa dirección. Pero pronto aparecen indicios de que en realidad ha sido asesinada y que el crimen se ha intentado hacer pasar por un accidente de tráfico por lo que la comisaria de Varsovia Klementyna Koop acude al lugar para ayudar al comisario Daniel Podgórsky y su equipo ya que en Lipowo no suelen darse crímenes como éste. Como suele pasar, las cosas acabarán complicándose.

Estamos ante una novela de intriga que recuerda mucho a las nórdicas. De hecho, con el clima totalmente helado y los nombres “raritos” había momentos en que tenía que pararme y pensar que estábamos en Polonia y no en Suecia. Concretamente, me ha recordado bastante a las novelas de Camilla Läckberg -autora que me encanta-, por el escenario tan tranquilo en el que se desarrollan los hechos, la especial idiosincrasia de las gentes y del lugar, la introducción de elementos personales (incluso, de alguna historia de amor), la forma de investigar tan “inocente” en algunos momentos…. Aunque hay diferencias, las similitudes creo yo que son evidentes.

Lipowo es una población pequeña, lo suficientemente cercana a una gran ciudad pero también lo suficientemente lejos para que allí la vida transcurra a un ritmo distinto. Por eso, los crímenes no son frecuentes y el equipo policial no tiene que enfrentarse más que a accidentes, alguna pelea, algún trapicheo…, poca cosa. No están acostumbrados a investigar asesinatos -de hecho, la investigación de éste será la primera que llevan a cabo la mayoría de ellos- y la forma de investigar es muy de andar por casa. Por ejemplo, no tienen precio las reuniones en la sala que al efecto tienen en comisaría: con pasteles que hace todos los días uno de los personajes (la que resulta ser madre del comisario Daniel Podgórsky). Y la forma en la que los policías se relacionan; especialmente las relaciones entre Daniel y su madre, que viene a ser la recepcionista y a quien llama “mamá” delante de todo el equipo. Reconozco que al principio me chocó, me pareció poco serio pero luego pensé que, al fin y al cabo, en esos sitios pequeños se conoce todo el mundo y que las cosas se hacen de otro modo

Los personajes están bastante bien caracterizados. Hay bastantes porque en esta historia van a ser muy importantes los habitantes del pueblo; muchos de ellos tienen un cierto papel, ya sea como colaboradores, como posibles sospechosos… Como ésta es la primera entrega de una serie (que desconozco de cuántos libros se compondrá), voy a hablar un poquito de algunos de ellos (así me sirve de recordatorio si tardo mucho en leer la segunda novela). Tenemos a Daniel Podgórski, el comisario y protagonista principal. Es un hombre joven, soltero, hijo de policía que vive con su madre viuda. Es un hombre bonachón y de buen corazón, un poco inocentón también, pero al que acabas cogiendo un cierto cariño. En contraposición a él está Klementyna Kopp, la comisaria que viene de Varsovia a ayudarles en el caso. Es una mujer mayor, con muchos éxitos a sus espaldas pero “rarita” y con pocas habilidades sociales. Pero hay algo en su pasado que intuimos pero que no se acaba de explicar (habrá que esperar a una segunda novela) . El equipo policíal se completa con Marek Zareba, el más joven del equipo, con muchas ganas y empuje. Janusz Rosól, el más veterano, con bastante mal carácter; el que peor me ha caído. Y Pawel Kaminski, un hombre maduro, viudo y con dos hijos que le van a dar problemas llegando a estar bastante desbordado el pobre. Además, tenemos a Weronika Nowakowska, una mujer recién llegada de Varsovia. Con el dinero que le correspondió en su divorcio, decidió irse de la ciudad y comprarse una casa en Lipowo. Es una mujer joven y bella que ha decidido que no quiere saber más de los hombres peroooooo, algo habrá por ahí. Weronika me ha gustado pero me ha desconcertado porque al principio parece que va a ser la protagonista principal pero luego se queda como en un segundo plano (supongo que porque no era fácil justificar que se mezclase en la investigación; de hecho, cuando al final se mezcla, considero que lo hace de una manera un tanto forzada y poco natural). Pero está claro que es un personaje a tener en cuenta y que en posteriores entregas supongo que se irá ampliando su papel. Junto a todos estos personajes, tenemos muchos de los habitantes del pueblo. Ellos darán pie a la autora para hablar de sus costumbres y de su forma de vida.

La historia transcurre en tiempo presente pero también va a haber una subtrama situada en el pasado. Subtrama que al principio no sabremos qué puede tener que ver con la principal pero que, poco a poco, la autora nos va dando pistas para que podamos encajar las piezas por nosotros mismos. Por otro lado, hay otras subtramas de menor importancia para la resolución del caso principal pero que dan riqueza a la novela y se refieren a algunos de los personajes secundarios y nos hablan, sobre todo, de secretos de familia. Y es que en este pueblo, tan tranquilo en apariencia, parece que todo el mundo tiene algo que esconder.

La novela goza de un ritmo medio. Al principio cuesta un poco meterse en la historia por los nombres de los personajes que, obviamente, son polacos. Yo ya me he hecho a los nombres nórdicos por ejemplo, pero éstos se me han hecho un pelín complicados (de todos modos, la editorial tiene el detalle de ofrecernos una guía de personajes para ayudarnos a hacernos con ellos). Las diferentes subtramas referidas a varios de los personajes enriquecen mucho la historia pero hacen que ésta no tenga un ritmo endiablado. No es un thriller, sino una novela negra y, en muchas ocasiones, casi una novela costumbrista. Pero, en todo caso, la acción transcurre sin pausa, gana en velocidad hacia la parte final y nos depara unas cuantas sorpresas.

Será una narrador en tercera persona quien nos cuente la historia, tanto la del presente como la subtrama del pasado.



Conclusión final

“Mariposas heladas” es una novela muy entretenida, con la que Maeva estrena una colección que espero llegue a estar formada por muchos títulos

Podéis comprarla en Popular libros

 1/2

16 comentarios:

  1. Hola!

    Me llama la atención pero como para ir corriendo a buscarla y aumentar mi lista de pendientes tampoco, así que si por casualidad cae en mis manos le daré una oportunidad pero no iré a su encuentro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. A mí también me llama la atención y no importaría leerla. Creo que puede ser de lss novelas ideales para las vacaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que me gustaría, hubo un tiempo en que me gustaban las novelas de Lackberg (luego me fui radicalizando jajaja).
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡HoLaky!

    ¿Cómo no me va a gustar si comienza con una monja muerta? que no quiere decir que tenga nada en contra de las monjas, jajajaja, es que así de sopetón me parece un crimen la mar de atrayente...

    Tarde o temprano lo leeré.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Hola! No conocía el libro y aunque parece entretenido no termina de convencerme del todo así que por el momento lo dejo pasar. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no he leído ninguna novela nórdica, ni nada similar así que tengo curiosidad. Y esta podría ser una buena opción, aunque veo que las pasaré canutas con los nombres. Anotado para más adelante ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Uhhhm... no me llama, la verdad. A pesar de lo que nos cuentas.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Laky,
    Por lo que cuentas a mí también me recuerdo a los de Camilla Lackberg, me gustaba su serie aunque dejé de leerla no sé muy bien por qué. El caso es que pinta bien, así que me lo apunto por si lo encuentro más adelante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. No me termina de convencer. Esos detalles que te han llamado la atención, me echan un tanto para atrás, y el ritmo medio de la trama también. Besos.

    ResponderEliminar
  10. A mí también me gusta Camilla Läckberg, así que seguro que me gustaría.

    ResponderEliminar
  11. No estoy ahora mismo para meterme en más sagas, antes debo finalizar las que tengo comenzadas por eso lo voy a dejar pasar. Besos

    ResponderEliminar
  12. Tiene buena pinta pero no me llamo tanto como para ir a por él de momento.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. No me termina de convencer, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Lo tengo pendiente y pinta bien para pasar un buen rato, por lo que cuentas me apetece mucho. Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Aunque sabes que las novelas negras me encantan esa no termina de llamarme, puede ser porque como dices no tiene un ritmo muy ágil. Besos

    ResponderEliminar
  16. El libro esta muy bien, yo ya voy por el cuarto. Y no lo digo solamente por que soy Polaca, es que esta muy bien escrito, muy sencillo, entretenido.Lo recomiendo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario